jueves, 24 de diciembre de 2009

Navidad

Dedicarnos una y otra vez a darle a Jesús lugar en nuestro corazón por medio de la oración silenciosa, confiar hasta el extremo en Dios en todo momento de nuestra vida, estar en contacto con la fuente inagotable de amor que mana desde nuestro interior, ser canales para ese amor sin oponer nuestros intereses y juicios de valores, dejar que Dios sea Dios dentro nuestro, el Dios que ES, y no el que fabricamos en nuestra mente, y entonces será Navidad en nosotros.
Habrá verdadera fiesta cada día de nuestra vida.

Todo lo demás son sólo símbolos que pueden en parte hacer visible la verdadera fiesta.

Adorar y contemplar, silencio del corazón, asombro ante las grandeza de Dios que se encarna y se hace uno de nosotros, para contarnos a nuestro modo humano cómo nos ama. Porque eso es lo que hizo Jesús de todos las formas posibles: AMAR.
Sólo el silencio puede contener tanta belleza y tanto amor.

¡¡FELIZ NAVIDAD PARA TODOS!!!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy Lindo GRACIAS.

Delia dijo...

Querida Blanca:

En esa silenciosa quietud, donde nos reconocemos en la unidad, celebramos con alegría.

Un abrazo.

Blanca dijo...

Me alegra que te guste, anónimo. Gracias a vos por entrar al blog, leer y comentar. Sería muy lindo poderte llamar por tu nombre, si quisieras ponerlo.
Querida Delia. "silenciosa quietud", "reconocernos en la unidad".Es verdad que es un buen motivo para "celebrar con alegría".
Felicidades a los dos.

ver con los ojos del corazon dijo...

Si...adorarLE...reconocerLE... percibir SU AMOR en nosotros...ser UNO con ÉL...con los demás... desde l interior ...desde el Silencio. Ser recipientes vacíos y limpios para SU ESPIRITU...cada dia es asi...NAVIDAD.

Gracias, querida hermana Blanca.

FELIZ NAVIDAD PARA TI...Y PARA TODOS LOS SERES.


Carmen.

Anónimo dijo...

Dios no existe, señora. Deje de desperdiciar su vida por no tener el coraje suficiente como para abrir los ojos.

Mariano de Buenos Aires

Blanca dijo...

Bienvenido a este espacio, Mariano. Tu comentario es muy bueno, por la sinceridad al compartir tu experiencia en este lugar, y porque tus palabras revelan que vas muy bien. Dios va pasando a ser "el que no existe", como decís, porque nuestros sentidos no lo abarcan ni nuestro intelecto. Todo lo que podemos pensar acerca de lo que llamamos "Dios", no es Dios en verdad. Tus palabras indican que tenés muy bien puestos los pies en la tierra, y que estás a un paso de descubrir algo que te va a asombrar, que es la Realidad tal cual es, cualquiera sea el nombre que le pongamos.
En este blog figura, en mi perfil, mi dirección de correo. Si querés comunicarte conmigo, estaré encantada.
Te mando un saludo afectuoso.