sábado, 25 de octubre de 2008

Importa el amor

Tener la razón y que los demás lo vean no es ningún triunfo. La verdad se abre paso por sí misma, siempre. Importa ser, y sólo siendo ya se tiene la razón.
Importa la honestidad y la transparencia, importa el amor.
Si por creer que uno tiene la razón, se distancia de otro, es preferible dejarla en suspenso. La razón al final es cuestión de la mente. El ser esencial no necesita de ella.

"Si al ir a presentar tu ofrenda ante el altar, recuerdas que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda, ve a reconciliarte con él, y entonces regresa a presentar la ofrenda"