jueves, 4 de diciembre de 2008

Espacio de libertad

Este camino que recorro me va conduciendo a un lugar más espacioso. Me saca de mis límites, y me instala en una zona de libertad.
Descubro que ser libre no significa solamente hacer lo que quiero o ir donde quiero, porque eso sería estar a merced de mis deseos y estados de ánimo, y ya no sería libertad.
Tampoco es vivir colgada de mis ideas, creencias, o lo que mi mente pueda analizar.
Hay algo que está más allá de todo eso, algo que lo trasciende todo.
Este modo de libertad me permite aspirar con serenidad el aire, vivir sin más.
Y surge desde mi interior, como algo natural, que no depende de nada para ser.
Mi yo profundo está más allá de mí y ¡qué libre me siento cuando le dejo el lugar!
El Amor que me habita hace su obra, y me devuelve al sendero de la realidad, al terreno de la verdad. Y "la verdad me hace libre", y también feliz.





2 comentarios:

Regina dijo...

Te abrazo en esa libertad que yo también he descubirto en la meditación.

Blanca dijo...

Es como volver a respirar el aire profundamente, y que con él entre vida en abundancia dentro de mí, y que a su vez salga de mi interior. Entonces no hay adentro o afuera. Todo es uno. No?
Gracias por visitar mi blog.
Muy lindo el tuyo.