viernes, 26 de junio de 2009

Todo es vida

No hay momentos de más calidad que otros, o más importantes, porque en todos está la vida, ese don que les da consistencia. La vida transcurre siempre, y con la misma plenitud.
Dios está presente por igual y derrama su regalo de Amor a todos, sin importar el lugar en que nos encontremos o el momento que estemos viviendo.
Lo regala ahora, en este preciso instante. No tengo que esperarlo porque ya es. No tengo que buscarlo porque en realidad no se esconde.
Sólo tengo que ser más consciente, estar presente. Porque en general soy yo la que me escondo y me escabullo, la que desaparezco y me pierdo tratando de analizar y juzgar todo, de establecer categorías y diferencias.
Sólo tengo que recibir y aceptar el don...

5 comentarios:

Adrian Fabio dijo...

muy bueno

Blanca dijo...

Gracias, amigote, por visitar el blog, y por dejar señal de eso.
Espero verte seguido por acá. Los escritores necesitamos lectores, y qué bueno que nos lean nuestros amigos!
Con respecto a tu comentario, me parece en verdad "muy bueno" poder apreciar que cada momento está pleno de vida y de Amor.
Un abrazo

Regina dijo...

Es así, nada podemos añadir ni quitar a lo que es, a lo que somos, el plus está en el darse cuenta.
Espero que ya estés mejor de salud.
Besos.

Angeles dijo...

Hermosa reflexión, cuando pensamos que Dios no está es que nosotros no estamos, su Amor es una constante presencia.
Besos:)

Blanca dijo...

Darme cuenta, y para eso, debe quedar desarticulado mi intrincado razonamiento mental, que pone un velo entre mi y la realidad.
Gracias, Regina.

Sabiendo que la que se va soy yo, lo importante es volver cada vez, y eso es algo que está a mi alcance.
Gracias también Angeles, y un abrazo a cada una.