domingo, 30 de agosto de 2009

Estados de ánimo

Por momentos, el ánimo parece como que se revuelve , o se des-armoniza, y hasta los sueños se alteran. Es allí donde encendemos la antorcha para iluminar lo que hemos ido descubriendo en este camino de oración silenciosa y profunda. Es el momento de recordar, con más nitidez, que nosotros no somos nuestros estados de ánimo. El momento de darnos cuenta de que no hay mejor o peor, bueno o malo, porque esas fronteras las creamos nosotros cuando ponemos límites, de acuerdo a las estructuras mentales que tenemos incorporadas.
Es el momento de saber, aunque no lo sintamos, que Dios está presente también en ese estado que no nos gusta, y que no tenemos menos vida cuando nos sentimos así.
Momentos de crecimiento en realidad, porque el malestar a lo mejor nos revela que hay algo que trascender, algo que cambiar en nuestro interior, y lo hará siempre que estemos dispuestos y atentos. Entonces, hasta puede llegar a ser una bendición insospechada...

11 comentarios:

Delia Regina dijo...

Somos vulnerables y siempre vamos a pasar por esos estados de ánimo, lo bueno es que como hemos variado la perspectiva, y eso ya no se pierde, somos más libres para vivir esos momentos.
Un abrazo querida Blanca.

Lucía en Ixtapa dijo...

Querida Blanky:
Tus pensamientos que nos regalas son maravillosos. Express verdades muy profundas con una gran sencillez y claridad. Es el efecto de vivir ese silencio - nuestra mente y emociones se aquietan para dejar pasar la luz. Muchas gracias por todo lo que escribes y por compartirlo.

Lucía

lauraN dijo...

se trata de des-centrarnos...aceptarnos en nuestra finitud...si Blan! poner luz en esos fantasmas creados por nuestras fantasias inconcientes que nos paralizan..pero por sobre todo : amarnos con esa misma gratuidad que Dios nos ama..ahi esta el inicio de nuestra verdadera libertad..Gracias Blan!! por compartir tu interior, por tu generosidad y disponibilidad!! un besote , amiga!! Laura

Blanca dijo...

Delia. Es fabuloso lo que decís de que "somos más libres para vivir esos momentos". Somos libres en verdad, para darles el lugar cuando aparecen, y dejarlos ir cuando se van.
Lucy. "Nuestras emociones se aquietan y dejan paso a la luz" Eso es una de las cosas que en el silencio podemos descubrir y experimentar.
Lau. Qué sorpresa!!!! "Amarnos con esa misma gratuidad conque Dios nos ama" Porque si Él nos ama así, por qué nosotros no lo haremos?
Gracias a las tres por el regalo de sus comentarios.
Un abrazo a cada una

Adrián M. Paredes dijo...

Los estados de ánimo son dependientes del tiempo, no de la persona. Si el tiempo no existe (como siempre vos decís), no existen los estados de ánimo. La persona ES, única y eterna; los estados de ánimo son pasajeros.

Blanca dijo...

Adrián. Tus palabras me parecen fabulosas. "La persona ES, única y eterna. Los estados de ánimo son pasajeros". O sea, somos mucho más que nuestros estados de ánimo.
Es verdad que el tiempo no existe, porque siempre es ahora. Este momento es el único, y si lo vivimos con atención plena experimentamos la eternidad.
Gracias por compartir!!

Jairo del Agua dijo...

Hay dos descubrimientos básicos que me ayudaron a vivir:

1) Las instancias o niveles de la persona (cuerpo, sensibilidad, yo cerebral y ser).

2) La sensibilidad (un gran don) intuida como un gran globo:

Si no tiene maroma y ancla de sujeción nos llevará a la deriva por los vientos externos o internos. Puede llevarnos a estados extremos (desesperación, deorientación, tristeza, depresión, etc. o a las euforias contrarias).

Si está bien anclada en el ser, no hay peligro. Lo dice el evangelio: "arreciarán las tormentas, darán contra la casa, pero la casa aguantará...".

Te supongo bien anclada, querida Banqui, porque sé que cultivas el ser profundo y fortaleces a dirio las maromas que te unen al Ser. Ahí estás segura aunque tu rica sensibilidad te haga llorar.

Besos desde Madrid. Jairo.

Blanca dijo...

Gracias por tus palabras, Jairo. Tienen mucha claridad. Anclarnos en el ser es lo que nos permite permanecer, aunque "arrecien las tormentas", y hace que nuestra casa no se desmorone, porque estará construida sobre roca. Las emociones descontroladas nos esclavizan y debilitan.
Te mando Besos desde Buenos Aires, y espero que el calor no te haga daño.

ver con los ojos del corazon dijo...

Gracias a todos por vuestras aportaciones llenas de sabiduria y VERDAD.
Creo profundamente en que inevitablemente aunque no nos guste todos pasamos por estados diferentes...de felicidad y de sufrimiento..pero lo que me ayuda a mi particularmente es ese Centramiento en el SILENCIO y que aunque por momentos no precibimos LA PRESENCIA DE DIOS...sabemos que allí ESTÁ...EN NUESTRO INTERIOR. qUE TODO NOS AYUDA A madurar..lo gratificante y lo desagradable... y otro aspecto que también es de ayuda es EXPERIMENTAR, Y SABER, COMPRENDER que nosotros NO SOMOS en esencia toda esa superficie cambiante que aparece y desaparece...como las olas del mar. Esta es nuestra REALIDAD
RELATIVA -como comenté en una de
las últimas aportaciones de mi
blog-...mas NUESTRA REALIDAD ABSOLUTA en nosotros es EL REFLEJO
DE SU PRESENCIA : SABIDURIA, COMPASION Y AMOR.
Abiertos a ELLA...dejemos que nos LLENE Y SE MANIFIESTE EN NOSOTROS.

UN ABRAZO PARA TODAS-OS.

Carmen
concienciaprimordial.blogspot.com

Blanca dijo...

Gracias por llegar a mi blog, Carmen, y por tus palabras que son muy lindas.Expresás muchas cosas valiosas, y ahora mismo voy a visitar tu blog.
Bienvenida a este espacio. En los blogs derramamos un poco de nuestra espiritualidad para compartir con todos.
Te mando un abrazo.

aries1122 dijo...

que buenas reflexiones, poco tengo que decir no hay palabras , lo que leo me sienta tan bien me calma, me ayuda, me engancha sin apegos
Tomo esta reflexión sobre algo que en un momento dado considero negativo "hasta puede llegar a ser una bendición insospechada... "
gracias a tod@s de corazón

arianna