sábado, 15 de agosto de 2009

Caminos de oración

Cuando al orar descubrimos el silencio y la quietud, ya no hay vuelta atrás. Las palabras hacen ruido y no expresan nada en realidad. Pero cómo nos cuesta darnos cuenta de que orar no quiere decir hablarle a Dios. Cómo nos cuesta aceptar que la unión plena que tenemos con Él se hace consciente en el silencio. Porque Dios no pasa por nuestros sentidos ni por nuestra mente, es que tenemos que salirnos de ellos, ir más allá, allí donde no hay nada y está todo. Parecerá que estamos yendo a contramano del ruido del mundo y de nuestro propio ruido.
Pero hagamos la prueba: Silencio y quietud. Y con el tiempo, experimentaremos asombrados el mundo maravilloso que el ruido y el movimiento nos ocultan.

15 comentarios:

JUAN dijo...

Sí, Blanca: El silencio es un regalo, una autopista de cuatro carriles hacia Dios al margen de lo que deseemos, sepamos o valoremos. Sólo estar.

Un abrazo.

Blanca dijo...

Gracias, Juan. "Sólo estar" es importante, porque Dios es el que siempre está. Somos nosotros los que muchas veces nos ausentamos.
Me gustó lo de autopista. Es un buen símil
Te mando un abrazo.

Anónimo dijo...

Realmente que completa es la comunicación desde el silencio cuando uno mira a los ojos al otro. En este caso Dios es el otro.
Me alegra que puedas apreciarlo.

Blanca dijo...

Gracias por visitar y por compartir. Lo que decís es cierto. En el silencio la unión es más profunda, mirando los ojos al otro. Y si el otro es Dios...
Sería lindo conocer tu nombre, ya que el blog te pone como anónimo o anónima. Por supuesto si te parece.
Te mando un abrazo.

m.jesus dijo...

nostalgia del silencio es nostalgia de Dios.

Un abrazo

Blanca dijo...

¡Qué lindo! Nostalgia es una palabra que expresa muy bien el deseo de Dios, el anhelo del encuentro, su recuerdo continuo. Y es en el silencio donde todo esto se consuma.
Muchas gracias por acercarte hasta aquí, compartir, y hacerte seguidora.
Un abrazo

Delia Regina dijo...

En el silencio se manifiesta lo que Es y ya no se siente necesidad de palabras, ni súplicas, ni pedidos, lo indecible se hace cargo de todo.
Un abrazo.

Blanca dijo...

Es así, Delia. No hay necesidad de pronunciar palabras, y tampoco se encontrarían las apropiadas. Quedan inservibles. ¡Qué alivio descubrir estas cosas, amiga! "El indecible se hace cargo de todo", y ante esta realidad, sólo quedan la confianza y más silencio.
Muchas gracias, y un abrazo.

romina dijo...

Hola, la oración tienen un gran poder, pero es importante una actitud de entrega y humildad desde el corazón. No son necesarias las palabras,Dios sabe mejor que yo lo que necesito, sin embargo, a veces las palabras ayudan a limpiar la mente de pensamientos, lo que es bueno para lograr una oración/ meditación profunda.

Delia Regina dijo...

Gracias por tu visita, agregué tu comentario a la entrada, realmente no podía faltar el anhelo de San Juan de la Cruz
Un Beso.

Blanca dijo...

Gracias por tu comentario, Romina, y por pasar por aquí. Las palabras pueden conducir al silencio, sólo cuando son pocas, cada vez menos, y que concentren, o sea no cualesquiera palabras. Porque el ruido de aquellas que a veces usamos para estar pidiendo cosas o simplemente para hablarle a Dios, sólo son eso: Ruido. El silencio es el lugar del encuentro contemplativo.
Te mando un abrazo.

Blanca dijo...

Me alegra, Delia, que hayas agregado los versos de San Juan de la Cruz a tu entrada. Es un regalo leer sus escritos y cómo habla del silencio amoroso de la contemplación.
Gracias, amiga.

Acuarius dijo...

Muy buen mensaje Blanca...
es tuyo?

Blanca dijo...

Hola,Acuarius.
Gracias por visitar mi blog y por comentar. Te cuento que los textos son todos míos. Lo que hago es compartir mis vivencias personales. Rara vez he puesto algo de otros, y en ese caso lo digo.
Me alegra que te haya gustado este mensaje y te mando un abrazo.

ver con los ojos del corazon dijo...

Esa para mi es la VIA DIRECTA A DIOS, Hermana.
Entregada a ella, podemos tener SU EXPERIENCIA... y ante ello...sobran las palabras, se borran los juicios, se ACCEDE a SU ESPACIO TRASCENDENTE DE TODA IGNORANCIA HUMANA... Y es entonces cuando REALIZAMOS NUESTRA NATURALEZA PRIMORDIAL..EN ESA UNION MAS ALLA DE TODO... Y RENACEMOS DE NUEVO LLENADOS DE LA PRESENCIA DEL ESPIRITU EN NOSOTROS.

ÉL SIEMPRE ESTÁ AQUI, DENTRO DE NOSOTROS...ESPERANDO NUESTRO ACERCAMIENTO, APERTURA, ENTREGA, RENDICION Y AMOR.

GRAN MARAVILLA SABER QUE LA VERDAD Y EL REINO YA LO LLEVAMOS DENTRO...DESCUBRÁMOSLE.

UN ABRAZO DESDE SU PRESENCIA PARA TODOS. Gran alegria encontrar tu sabio Blog, Hermana.

Carmen
concienciaprimordial.blogspot.com