miércoles, 22 de febrero de 2012

La oscuridad del camino

En esto de soltar, o de estar disponible para que las cosas se suelten, también hay que estar atentos, porque es un camino de marchas y contramarchas.
Lo más difícil para mí es soltar las propias ideas, los valores, lo que creo que está bien o rechazo porque creo que está mal, el querer saber demasiadas cosas, tener certezas. No las hay en este camino, sino sólo el caminar a oscuras.
Dios está presente, pero como me había fabricado un "dios" al que imaginaba, y Él no se ajusta a mi invención, también es oscuro para mi mente.
El corazón, centro profundo, es el que sabe, y lo tenemos que dejar manifestarse. No interponer nada pensado o analizado en el camino, y seguir adelante porque el amor nos conduce.

3 comentarios:

Amelia dijo...

Sí.

Blanca dijo...

Muchas gracias, Amelia. Tu sí lo dice todo. Te mando un abrazo.

Como Meditar dijo...

Gracias por compartir tan maravillosas palabras.. estoy muy feliz de saber que se puede encontrar gente asi en el mundo..