martes, 10 de marzo de 2009

La Meditación

Maestro. Háblame acerca de la meditación.
El maestro se quedó sentado, en silencio, quieto, por mucho tiempo.
El alumno aprendió, e hizo lo mismo.

2 comentarios:

Regina dijo...

A medida que, día tras día, nos internamos en la meditación, vamos apreciando más y más el valor del silencio...lo buscamos, como buscamos el camino a casa cuando nos perdemos...
Un abrazo.

Blanca dijo...

Gracias, Regina.
Y eso refuerza el hecho de que sólo se aprende a meditar, meditando.
Ella nos conduce a ese silencio que buscamos, y nos devuelve a casa.