jueves, 1 de noviembre de 2007

Bienaventuranza

"FELICES LOS QUE TIENEN EL CORAZÓN PURO, PORQUE ELLOS VERÁN A DIOS"

Tener el corazón puro es tenerlo vacío.
Un corazón que no está dividido, que ha logrado desprenderse de todo lo que lo ata y aprisiona, que dejó pasar las nubes en su cielo cada vez que estas aparecieron, que se mantuvo sereno y paciente esperando el fin de las tormentas, que no corrió en forma atolondrada cuando le llegó la oscuridad, que es capaz de amar sin medida desde su fondo y se expande en el amor, que late con la vida y se queda silencioso en ella, seguramente que ve a Dios, porque está junto a Él, que es la fuente de toda pureza. Se hace transparente y recibe de esa fuente, y luego lo da a otros.
Por eso, el que tiene un corazón así, sin duda es feliz.

4 comentarios:

Blog Author dijo...

"...que dejó pasar las nubes en su cielo cada vez que estas aparecieron, que se mantuvo sereno y paciente esperando el fin de las tormentas, que no corrió en forma atolondrada cuando le llegó la oscuridad..."

Q verdad hay en esas palabras!
;)

Blanca dijo...

Gracias por leer, y por compartir, amigo.

Lucía dijo...

El silencio es fecundo, en el se gesta la armonía. El silencio aunque a véces llora, siempre derrama rocío. El silencio responde al ´En el principio era la Palabra...´ para fusionarse siempre en el Alpha y al Omega. Es solo en el silencio que el Amor se hace la única realidad a la que estamos llamados. En tus palabras blancas, reside su Alegría.

Blanca dijo...

Es que las palabras están contenidas en el silencio. La fuente de alegría brota allí y se desparrama.
Gracias, Lucy, y bienvenida por aquí