miércoles, 21 de noviembre de 2007

Círculos profundos

La meditación conduce a la confianza. Y es un ciclo, como la respiración.
Se necesita confianza para sentarse a meditar, ya que es un camino de aparente nada. Se entrega tiempo y ese "estar simplemente"
En la respiración, al exhalar, se entrega todo el aire hasta vaciarse.
Sin embargo, el don de la confianza renace y se refuerza cada vez.
Volvemos a tomar el aire en la inspiración, y vamos siendo tranformados, nuevas criaturas.
Se necesita confianza para meditar, y se recibe más confianza en ella.
Se necesita entregar el aire, para volver a tomarlo. Vaciarse, para ser colmados.
Ciclos, como el de la vida.
Círculos cada vez más profundos.



4 comentarios:

Blog Author dijo...

Se necesita tambien coraje. Eso de dejar de ver la TV o otra actividad recreativa por entregar ese tiempo, es una muestra de coraje, fuerza de voluntad, eso dice mucho de una persona ;)

Blanca dijo...

Coraje, confianza, amor.
Porque se trata de una aventura incierta.
Gracias

El Deivid !!! dijo...

Me ha encantado la forma que tienes de describir el otro punto de vista que nunca se ve en esta práctica. Abres los ojos a aquellos que lo leen, y recuerdas el mérito que posee el simple hecho de sentarse y meditar, mantenerse atento sin dejarse llevar por las emociones, sentir ese estado de presencia el cual, hoy por hoy, aún me hace sentirme raro, pero equilibrado.

Blanca dijo...

Gracias por tus palabras, amigo.
Por visitar el blog y compartir.
Ahora tengo un nuevo lugar para visitar yo.
Bienvenido.
Me necantó lo de "sentirme raro, pero equilibrado"