sábado, 3 de noviembre de 2007

Momento

Es de noche, tarde. El silencio de las horas me invita al encuentro.
Es un momento apacible, romántico diría, y son pocas las palabras que lo alcanzan a expresar.
Atrás quedaron el trajin del día, las horas de la acción.
Llega el descanso, y la compañía amorosa de Aquel que me habita...
Sólo gratitud, confianza, amor... en el más profundo silencio...

2 comentarios:

Blog Author dijo...

despues de leer eso, no queda mas que guardar dichoso silencio :)

Blanca dijo...

Claro que sí. Todo se consuma en ese silencio, que como decís es dichoso.
Un abrazo