lunes, 14 de enero de 2008

El camino del silencio

A medida que pasa el tiempo en este camino que voy transitando, muchas máscaras se van cayendo y voy abriendo los ojos a la realidad, que no es tan mágica como lo que venía viviendo hasta hace un tiempo. Eso me duele. Es como despertar de un sueño hermoso y comprobar que sólo era eso: Un sueño. Como salirme de un camino seguro y protegido para entrar en otro incierto y oscuro.
Pero a pesar de la nostalgia por la seguridad perdida, intuyo que esto me conduce a la Verdad, a la Plenitud, a la Vida, al Amor verdadero.
A ciegas, conducida por Alguien por el sendero del silencio, respirando el aire nuevo que recibo, sólo me resta seguir adelante, sin mirar lo que dejé.
Quedarme, estar simplemente, respirar, confiar, amar.

2 comentarios:

Selin dijo...

Hola, Blanca:

Me gusta cómo escribes. Y me gusta aún más el sentimiento y la desnudez con la que descubres tu interior a través de tus palabras...

Sigue adelante, hermana y amiga, tú no estás sola, somos miles, somos millones, y formamos una inmensa comunidad de personas que hemos depositado toda nuestra confianza, nuestros sueños y nuestras miserias en ese Padre misericordioso que nunca se olvida de nosotros, y que nunca nos deja abandonados. Ánimo, Blanca, no veas para atrás. Eres dichosa, ¡muy dichosa! Tienes vida, tienes salud, puedes pensar, hablar, comunicarte (escribes muy lindo)... tienes tanto, pero tanto por lo cual sentirte dichosa... seguro que tienes a tu alrededor mucha gente que te ama.

Un abrazo afectuoso desde El Salvador,

Selín
P.S. Comparto contigo el dolor de despertar hacia una realidad que no es tan mágica como la que venía viviendo durante años. El Señor Jesús está con nosotros.

Blanca dijo...

Gracias, Selín. Tu comentario me llena de alegría, y de entusiasmo.
Y gracias por decir que escribo muy lindo. Vos también escribís muy lindo. Tus palabras son alegres.
Verdad que el Señor Jesús está con nosotros.Y envía sus ángeles para reconfortarnos (eso es lo que sentí al leer lo que escribiste)
Te mando un beso.